Devocional 11 de Octubre 2018

ADMIRACIÓN Y RECONOCIMIENTO


HECHOS 4:13 "Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús".

En el capítulo anterior leemos que Pedro y Juan han realizado una sanidad y que además han aprovechado la oportunidad para explicar que la fuente del milagro es el Señor y que es el mismo Jesús que fue rechazado y crucificado; se ha reunido tanta gente a escucharlos que algunos sacerdotes, junto con el capitán de la guardia del templo y algunos saduceos (quienes no creían en la resurrección) los arrestan y llevan a la cárcel.

Al día siguiente son llevados ante el Sanedrín, que era algo así como una corte suprema y senado de los judíos; en él se tomaban decisiones de orden religioso; es el mismo Sanedrín al que fue llevado el Señor. Es ante este concilio que Pedro, según dice el versículo ocho, pronuncia un breve pero contundente discurso sobre el Señor Jesús y su obra no solo sanadora sino también salvadora.

Terminada la intervención de Pedro, los líderes religiosos están asombrados, maravillados, admirados. ¿Las razones? En primer lugar de ver su denuedo, es decir el valor, la resolución y claridad de sus planteamientos. En segundo lugar sabían que los discípulos eran hombres comunes y corrientes que no tenían una preparación especial en las Escrituras; su oficio había sido el de pescadores. Finalmente los identificaron como hombres que habían estado con Jesús.

El discurso de Pedro, la actitud valerosa y la evidencia de la sanidad los sorprende y atemoriza; finalmente deciden prohibirles que hablen del Señor Jesús; prohibición que es rechazada por los apóstoles quienes manifiestan que su obediencia es primero hacia Dios.

La vida transformada de Pedro y Juan, su fe puesta a prueba y la manifestación del poder de Dios en sus obras causaron en el Sanedrín Admiración y reconocimiento.

REFLEXIÓN:
Una vida entregada a Cristo, los cambios manifiestos en el día a día y el valor al hablar de su obra, son el mejor testimonio acerca de nuestra fe.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.