Devocional 13 de Octubre 2018

LAS EMOCIONES DEL SEÑOR JESÚS


MARCOS 3:5 "Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana. 

El Señor Jesucristo, no oculta ni disfraza sus sentimientos; ante la actitud meramente religiosa de los fariseos por guardar el día de reposo, lo que ha endurecido sus corazones, se enoja y se entristece. Sí, enojo y tristeza son emociones humanas que Dios en su diseño nos permite sentir; cómo las manifestemos es lo que debemos cuidar.

El Señor Jesucristo, con su ejemplo nos enseña cómo; no es con enfrentamiento, no con murmuración, no con aislamiento; es con acciones que redundan en favor de otros; es convirtiendo las emociones en acciones.

REFLEXIÓN:
Que nuestras emociones muestren el dominio propio como señal de crecimiento espiritual y que en vez de criticar y permitir que el enojo y la tristeza nos dañen o dañen a otros, seamos capaces de transformar esas emociones en canales de bendición.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.