Devocional 13 de Julio 2018

¿CÓMO GOZAR DEL FAVOR DE DIOS?


EXODO 33: 12-17 12 Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos.13 Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. 14 Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.15 Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí. 16 ¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andes con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra? 17 Y Jehová dijo a Moisés: También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre.

¿QUE VIENE A SU MENTE CUANDO ESCUCHA LA PALABRA FAVOR? Aunque usamos el término de varias maneras, tales como hacer algo para ayudar a una persona, o demostrar honra de alguna manera, el significado bíblico es mostrar amabilidad o aceptación. Como creyentes, hemos experimentado el favor de Dios como resultado de nuestra salvación. Pero el favor de Dios también obra en nosotros y nos transforma.

Moisés fue un hombre que gozo del favor o la gracia de Dios y por tanto, su vida y sus deseos cambiaron.

MOISÉS QUERÍA CONOCER LOS CAMINOS DE DIOS PARA CONOCER A DIOS. (Ex33:12-13). A los largo de las sagradas Escrituras, descubrimos como actúa el Señor en la vida de las personas, lo que él desea, y como hace su voluntad en la historia de la humanidad. Como resultado, tenemos una comprensión más profunda de Dios y lo amamos más.

MOISÉS DESEABA LA PRESENCIA DE DIOS (v15). Cuando los israelitas pecaron al adorar a un becerro de oro, Dios dijo que aunque el enviaría a su Ángel delante de ellos a la tierra prometida, no iría con ellos (v1-3). Pero Moisés no quería la protección y la provisión divinas sin la presencia del Señor.

MOISÉS QUERÍA QUE EL FAVOR DE DIOS FUERA UN TESTIMONIO PARA LOS DEMÁS (v16). Lo que hacía a Israel una nación especial y bendecida era su Dios. Sin Él, sería como cualquier otro pueblo de la tierra.Aunque tenemos una vida nueva en Cristo, todavía vivimos en lo que Pablo llama “El cuerpo del pecado” (Rom6:6), sin embargo, ahora tenemos el poder del Señor para vencer el pecado, por lo que ya no somos esclavos del mismo.

REFLEXIÓN:
No solo debemos luchar contra la tendencia a menospreciar el valor del favor de Dios: también debemos evitar desear sus bendiciones más que desearlo a él. Piense en como el favor de Dios ha cambiado su vida: pertenecer, conocer y amarlo es muy superior a cualquier provisión material que él pueda darnos.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.