Devocional 16 de Octubre 2018

MÍNIMO UN PASO CADA DÍA


FILIPENSES 3:12 "No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús".

No puedo dejar de mencionar que Pablo escribe a la Iglesia estando en cautiverio; ¡sencillamente es un ejemplo de contentamiento, diligencia, pastoreo, disciplina admirable! Pero lo realmente maravilloso es su motivación, su motor, el sentido de su existir que no era otro que agradar a Dios con su vida y su servicio.

El texto en referencia da cuenta de su anhelo, su meta, su norte: La perfección en el conocimiento de Cristo y para la honra Cristo el Señor.

Pablo sabe que es una meta de alto rendimiento, de largo alcance; es por eso que anima a sus lectores cuando escribe "No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto", si él no lo ha alcanzado…También da la clave para lograrlo: "sino que prosigo" es una acción que indica progresión, indica poco a poco, paso a paso. Indica la fuente de su certeza: "para lo cual fui también asido por Cristo Jesús".

REFLEXIÓN:
Hoy igual que Pablo podemos decir que aún no lo hemos alcanzado, podemos confesar que Él ya nos asió, nos sostiene, y podemos proclamar y decidir que proseguimos, paso a paso, para lograr la perfección de su conocimiento y así mismo mostrar con nuestra vida Su gloria.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.