Devocional 20 de Octubre 2018

VELANDO EN SOBRIEDAD


1ª TESALONICENSES 5:6 "Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios"

Transitar por una ciudad en la noche es darse de cuenta de mucha gente que está velando (no dormir en tiempo de sueño) por diferentes motivos; unos por trabajo, otros por una emergencia, pero muchos otros porque realizan actividades ilícitas o de diversión que les hace velar, o coloquialmente trasnochar, sin estar sobrios.

Pablo escribe a la iglesia de Tesalónica en su primera carta, usando esta figura para exhortarlos acerca de la necesidad de velar, pero no solamente velar sino estar sobrios; en otras palabras no dormirnos espiritualmente, no permitir que las tinieblas del pecado o de la negligencia nublen nuestro entendimiento.

El Señor nos sacó de las tinieblas, ahora somos de la luz y como tal estamos investidos para resistir los embates del enemigo, además para estar listos a nuestro encuentro con Él.

REFLEXIÓN:
Si cada día velamos en sobriedad mostramos que somos hijos de luz, no de las tinieblas y que estamos alerta y preparados.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.