Devocional 24 de Octubre 2018

ES DIOS QUIEN LO HACE


ISAÍAS 50:4 "Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios".

Cada cosa que hacemos en bien de otros no es de nosotros mismos sino que es don de Dios. En el texto citado, el profeta reconoce de dónde sus palabras se convierten en alivio al cansado que le escucha; siendo un pasaje profético entendemos que el mismo Padre llenó de sabiduría, consuelo, enseñanza, exhortación, esperanza, la boca del Señor Jesús para así cumplir su misión. (Juan 7:46)

Los sabios no solamente hablan sabiduría, además su oído también es de sabios. Parece una repetición de palabras pero es una absoluta enseñanza de Dios para cada uno: Que lo que escuchemos y entendamos sea como de sabios, es decir que nuestro oído esté despierto a su voz para entender sabiduría y así hablar sabiamente. Es interesante que el texto dice: "Despertará mañana tras mañana" esto es cada día, no podemos creer que el escuchar su voz un día es suficiente para siempre; debemos escuchar su voz cada día.

REFLEXIÓN:
Que el pedido de David, sea el nuestro hoy: "Hazme oír por la mañana tu misericordia, porque en ti he confiado" Salmo 143:8a.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.