Devocional 27 de Marzo 2018

ACCIONES DE GRATITUD


COLOSENSES 2:6-7 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

Pablo en prisión tiene noticias acerca de los creyentes en Colosas y en Laodicea, de cómo falsos maestros enseñaban filosofías contrarias al cristianismo sobre todo en lo concerniente a  la suprema autoridad y suficiencia de Cristo; el primer capítulo del libro nos muestra que la respuesta a esta situación de peligro fue la oración persistente y ahora, con la oportunidad de comunicarse, escribir, guiado por el Espíritu Santo, esta epístola plena de doctrina de la cual tomamos el texto de referencia para tomar unos minutos y reflexionar sobre él. En prisión, no escribe para quejarse o pedir favores, ¡escribe para enseñar! Y hoy podemos ser enseñados por esa Palabra inspirada por el E. Santo y vigente para todas las generaciones.

El apóstol describe en forma breve, aunque profunda, el proceso de una vida en Cristo; lo primero, la puerta, el inicio es recibir a Cristo como Señor y Salvador, pero este paso es el primero, el apóstol ahora dice andad en él, esto es cada día, la vida diaria; luego, usa la figura de una planta cuya raíz en la tierra se nutre de ella para vivir, de la misma manera el cristiano solo puede fortalecerse, alimentarse y por tanto crecer unido a Cristo; estando arraigados, es decir profundizando, estar anclados, unidos a Él puede producirse la sobre-edificación esto es crecer teniendo como fundamento a Cristo que es la siguiente manifestación de la vida cristiana.

Recibir, andar, arraigar y edificar son acciones que corresponden a quienes quieren seguir la vida cristiana y que son posibles si nos disponemos para la obra del Espíritu Santo; realizadas cada día darán como resultado una fe fuerte en la verdad, en la fuente que es Cristo, una fe que puede hacer frente a los embates de las filosofías huecas y doctrinas erradas.

Es muy interesante el cierre del proceso; la consecuencia natural de una vida cristiana en crecimiento es la abundancia en acciones de gratitud, no en meras palabras, el apóstol dice acciones

La perspectiva de Dios sobre la vida del hombre es exactamente esa: La de un encargo que nos hace. El Señor Jesucristo la ilustra a través de la parábola de los talentos. Una mayordomía eficiente hará que El Señor diga: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. (Mateo 25:21). Es decir al final de los tiempos, cuando nuestro encargo termine seremos aprobados, ascendidos y congratulados.

REFLEXIÓN:
Es importante recibir al Señor, pero además andar, profundizar, edificarse en Él para hacer fuerte la fe, pero ese proceso debe producir fruto de gratitud que se expresa con palabras pero también con acciones.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.