Devocional 27 de Julio 2018

EL ALTO COSTO DE LA TRANSIGENCIA


1 JUAN 2:15-29 15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. El anticristo 18 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.20 Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.21 No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.22 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre. 24 Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.25 Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna.26 Os he escrito esto sobre los que os engañan.27 Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.

CUANDO LAS PERSONAS ME DICEN que están orando por paciencia, muchas veces les pregunto qué están haciendo para tener un corazón tranquilo y apacible. La paciencia no es algo que los creyentes reciban, es atributo que desarrollan con el tiempo y la experiencia.

EN EL MUNDO DE LA POLITICA: las concesiones es lo que se busca. Hay que renunciar a una cosa para conseguir algo que se desee. Sin embargo, algunos compromisos son buenos, como renunciar a nuestro deseo de mirar televisión cuando nuestros hijos nos piden que juguemos con ellos. No obstante, cada vez que comprometamos nuestra convicción en cuanto a moralidad, integridad, obediencia a Dios o la verdad de las Sagradas Escrituras, pagaremos un alto precio.

Dentro de cada uno de nosotros se libre una batalla. Como creyentes, tenemos al Espíritu Santo que mora en nosotros, que nos convence de pecado, nos impulsa a la obediencia y nos enseña la verdad. Pero también hay una parte carnal que anhela los placeres egoístas y concede valor a las prioridades de este mundo caído. Por mucho que lo intentemos no podemos cruzar la barrera que hay entre la carne y el espíritu. (Santiago 4:4) dice que la amistad del mundo es enemistad contra Dios. Debemos tomar una decisión no solo una vez sino a diario e incluso cada hora.

Comprometer las convicciones cediendo a los deseos carnales, conduce a la corrupción interna (Efesios 4:21-24). Es posible que no lo notemos al principio, pero salirnos de los límites de la obediencia afecta nuestra mente y decisiones..

REFLEXIÓN:
Cada transigencia hace que la siguiente sea más fácil. Satanás obteniendo un punto de apoyo y luego otro, hasta que construyen una fortaleza, el resultado final es la reunía, pues Dios nos permite cosechar lo que sembramos. En vez nadar entre dos aguas tomemos la decisión de seguir al Señor y cosechar los beneficios de una vida dedicada a Cristo.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.