Devocional 28 de Marzo 2018

CON EL ENTENDIMIENTO


1ª CORINTIOS 14:15 ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.

Los dones del Espíritu Santo es un tema sobre el cual Pablo enseña a través de varios de sus escritos. En esta ocasión les escribe a los corintios en forma amplia y detallada, dedica los capítulos 12 al 14 para tal fin.

En el texto tomado como referencia, el apóstol instruye acerca de la necesidad de orar y cantar con el espíritu, pero también con el entendimiento. El contexto cercano indica que orar y cantar con el espíritu significa hacerlo en lenguas, don recién recibido por la iglesia de Corinto y que se había convertido en práctica cotidiana. Pablo no los reprende por hacerlo, ni más faltaba, pero sí da directrices para su ejercicio.

En el v.13 les dice que se debe pedir en oración que además de hablar en lenguas, le sea dada la capacidad de interpretarlas, o de acuerdo con 12:10 haya quien lo haga; la razón por la que insta a orar y cantar con el entendimiento es para que además de la edificación individual también otros creyentes, que no tienen estos dones sean edificados.

Son muchas las veces que Pablo expresa en sus escritos sobre la necesidad de crecer en entendimiento y discernimiento, es más es una constante en sus oraciones; él conocedor de la naturaleza humana sabe de la necesidad de ser conscientes de entender, saber, razonar sobre lo que se hace; que fácilmente se corre el riesgo de automatizar las acciones y convertir la oración y el canto en actividades repetitivas, huecas, sin sentido

REFLEXIÓN:
Que cada oración y cántico que elevamos a Dios involucre nuestra mente y espíritu; que cada oración y cada cántico sean más que un rezo sin entendimiento de lo que decimos o entonamos. Que cada manifestación sea en espíritu y verdad.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.